El misterio del Mary Celeste

publicado en: Sin categoría | 0

El 7 de noviembre de 1872 el “Mary Celeste”, un barco con un gran carga de alcohol, partió del puerto de Nueva York hacia Génova, Italia. A bordo estaban el capitán Benjamin Briggs junto con su esposa e hija, además de 7 tripulantes para la dotación del barco.

Cuadro del Mary Celeste (autor desconocido)

Sin embargo, nunca llegarían a su destino…

Durante dos semanas se sabe que el barco debió luchar contra mareas y fuertes vientos aunque no se sostiene que alguno de estos inconvenientes fuera de extrema intensidad. La última de las entradas del registro del capitán fue del 25 de Noviembre, en la cual no parecía haber nada anormal.

El 5 de diciembre, el barco británico Dei Gratia se encontraba a unas 400 millas al este de las Azores cuando los miembros de la tripulación divisaron un barco a la deriva.
El capitán del Dei Gratia, David Morehouse, se sorprendió al descubrir que dicho barco era el Mary Celeste, que había partido ocho días antes y que ya debería haber llegado a Génova.

Ruta que debía seguir el Mary Celeste, y el lugar donde fue hallado por el Dei Gratia

Morehouse envió una partida de abordaje al barco para ayudarles, se podía notar que además el barco zigzagueaba de forma aleatoria en el agua. Pero cuando llegaron las cartas del barco parecían haberse arrojado por los aires, y las pertenencias de la tripulación todavía estaban en sus habitaciones. El único bote salvavidas del barco había desaparecido, y una de sus dos bombas se había desmontado.
Para colmo, en la cocina del barco, sobre el fogón aún caliente, se halló una cacerola que contenía un pollo recién cocido; y en la mesa servida con tres platos de comida, observó también tres tazas medio llenas de té aún tibio. Encontró, por último, tres camisas puestas a secar.

En el interior había varios centímetros de agua y la carga de barriles de alcohol industrial seguía prácticamente intacta. Junto a ella un suministro de unos seis meses de comida y agua.
A priori se concluyó que los diez tripulantes del “Mary Celeste” habían abandonado el barco con precipitación poco antes de ser encontrado, pero… ¿porqué?

El misterio dejaba lugar a muchas dudas, no había ni un alma en el barco y nadie sabía dar la respuesta a la pregunta… ¿Qué pasó con las diez personas que deberían estar allí?. Además el capitán de un barco sólo abandonaría el barco en las circunstancias más difíciles, y no parecía el caso.
Las teorías no se hicieron esperar, algunas de ellas más disparatadas que otras pero todas posibles.

Una de ellas sostiene que el cocinero del “Mary Celeste” enloqueció y envenenó uno tras otro a toda la tripulación, empezando por el capitán Benjamin Briggs,
la noche del 24 de noviembre; de ahí, su última anotación en el cuaderno de bitácora.
El 4 de diciembre sólo quedaban a bordo tres hombres, para quienes el cocinero preparó un pollo sobre el fogón y sirvió luego tres tazas de té envenenado, arrojando luego sus cadáveres por la borda.
Pero al divisar el «Dei Gratia», recuperó de repente la razón y quiso expiar su horrible crimen lanzándose él también a las olas.

Otra de las teorías nos dice que confiados en el buen tiempo, el contramaestre y el capitán saltaron al agua para bañarse.
La tripulación estaba en su mayoría a estribor. Pero de repente se levantó el viento. Una terrible ráfaga tumbó al bergantín de costado poniendo fin a sus vidas.

Una de ellas afirma que el alcohol fue el culpable. Bajo este argumento, la tripulación habría bebido y posteriormente amotinado. Sin embargo, no había señales de violencia.

Otra sostiene que el barco debió ser abordado por piratas, pero tampoco había objetos de valor perdidos.

Una tromba de agua pudo ser la causante de estas desapariciones

Existen otras mucho más inverosímiles como la de los monstruos marinos que acabaron con la tripulación que había en cubierta, y al escuchar los gritos el capitán, su esposa e hija salieron a ver que ocurría y corrieron la misma suerte, lo cual explicaría los 3 platos y la comida recién hecha.

También se habló de desastres naturales. Con la posibilidad de un maremoto que pudo ser la causa de la suficiente turbulencia como para crearles problemas en cubierta, puesto que un pequeño incendio puede vaporizar un barco con tan ingente cantidad de alcohol en el barco, lo cual llevaría a Briggs a decidir el abandono del buque por temor a una posible explosión. De hecho, las escotillas descubiertas sugieren que hubo una inspección o un intento de airear el área.

Ha habido varias teorías al respecto pero ninguna concluyente, pero una investigación destaca sobre el resto por ser la más plausible; un trabajo casi 150 años después basado en tecnología marítima moderna y documentos descubiertos en los últimos tiempos que trataron de reconstruir el escenario más probable, porque finalmente, en el año 2002, la documentalista Anne MacGregor reconstruyó la deriva del barco fantasma y dedujo que el capitán tenía una brújula defectuosa y estaba irremediablemente fuera de rumbo, de ahí que el Mary Celeste estuviera a más de 140 kilómetros al oeste de donde debería haber estado.
Debido a ello, el capitán cambió de rumbo a las Azores buscando refugio del clima que se encontró. Lo cual tampoco explicaría que el capitán abandonara el barco.

Capitán Benjamin Briggs

Más adelante se descubrió que las bombas de achique del agua podrían estar defectuosas debido a unas obras anteriores a la salida del buque, lo cual podría hacer que el agua llegase a la sentina del barco (en el límite de la línea de flotación y peligrosamente cerca de la carga), por lo que el capitán Briggs podría haber decidido que, con el barco fuera de rumbo, y probablemente cerca de tierra firme, la tripulación debería reducir riesgos y simplemente intentar salvarse abandonando el barco y dirigiéndose hacia ella.

La cuestión es que no se han podido esclarecer los hechos con una conclusión firme, por lo que el destino que sufrieron los tripulantes del “Mary Celeste” seguirá siendo un misterio por ahora…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *