La terrible epidemia de baile de 1518

publicado en: Sin categoría | 2

A mediados de julio de 1518 algo muy extraño ocurrió en la ciudad de Estrasburgo. Una mujer conocida como Frau Troffea salió a la calle y comenzó un baile compulsivo y frenético. Pasaban las horas e incluso los días y no podía dejar de bailar, pero lo más impactante es que no lo hacía sola. Primero fueron un puñado de vecinos, pero días después había docenas de personas bailando a su lado y no podían parar de hacerlo.
Con la ciudad sumida en lo que se documentó como uno de los ataques más agresivos de histeria colectiva de la historia, al cabo de un mes empezaron a morir personas debido al sobre esfuerzo y el agotamiento.
Según los médicos de la época, el diagnóstico teorizaba un «recalentamiento de la sangre». Y con una sorprendente (y algo absurda) prescripción, se invitaba a los pacientes a continuar bailando, hasta acabar con el impulso.

Se han escrito incluso libros sobre este hecho en el que se asegura que los mandatarios dispusieron todo para el baile, levantando un escenario, y contratando profesiones tan variopintas como juglares y hombres fuertes para que sostuvieran a los bailarines que estuvieran al borde del colapso para que pudieran continuar con su “tratamiento”.
Para acabar de desatar el caos, más gente siguió muriendo ante esta curiosa epidemia y, ante la posibilidad de estar confundidos con el tratamiento y el miedo a que fuera alguna especie de castigo divino, el consejo de burgueses de Estrasburgo pensó que lo mejor era la penitencia y la prohibición del baile y la música en toda la ciudad hasta que pasara la epidemia.

Los pobres danzarines fueron conducidos a la capilla de San Vito, en el cercano pueblo de Saverne. Dicen que sus pies sanguinolentos y magullados fueron envueltos en calzados rojos. La crónica de Paracelso asegura que su mal cesó descansando a la sombra del santo. Y que la epidemia de baile acabó en septiembre.

¿Qué ocurrió en estas terribles fechas en la ciudad de Estrasburgo? Lo cierto es que no se trataba por entonces de un caso excepcional. Las crónicas revelan que en la historia hubo más episodios del «baile de San Vito», como se le llamó a este fenómeno, en honor a la capilla. Sin embargo, el asunto no se estudió seriamente y no se pasó de las conjeturas.
Se han buscado muchas explicaciones para la coreomanía, esa compulsión inevitable de bailar durante horas, días o semanas. Algunas teorías proponen la existencia de cultos religiosos, aunque según los escritos era evidente que los bailarines no querían seguir bailando.

Otros han propuesto durante mucho tiempo que la respuesta estaba en el trigo: se llegó a decir que los bailarines habían ingerido cornezuelo del centeno, un hongo con propiedades alucinógenas que crece en el cereal. Pero esta idea se desechó, porque aparte de delirios y espasmos el síntoma común de este hongo es que dificulta el movimiento coordinado.
Según lo que la antropóloga Erika Bourguignon designaba como «ambiente de creencia», si una posesión espiritual se toma en serio, las personas de alrededor pueden entrar en un estado de disociación cognitiva en la que la consciencia es desactivada. ¿Es esto lo que llevó a un episodio en el que unas monjas, recluidas en conventos, comenzaron a hacer gestos obscenos y a escalar árboles para maullar como gatos?

Desde posesiones demoníacas a ríos contaminados, la conjetura más viable hasta al fecha es el ataque de histeria colectiva debido a que habiendo sufrido hambruna, enfermedades y múltiples crisis, el estrés intolerable en la población provocó una psicosis masiva.

Desde 1518 esto nunca volvió a ocurrir. Hoy día con la era informática y de comunicaciones hay muchos tipos de opiniones virales, el miedo y las noticias falsas, rumores o leyendas urbanas de extienden como la pólvora, ¿Quizás aquello que pasó en Estrasburgo es una previsión del poder que mueve al inconsciente colectivo a hacer las cosas que hace?

2 Respuestas

  1. Miguel

    Muy buena la historia, que por cierto desconocia, la verdad es que me gustan estos relatos cortos y hay veces que te animan a abrir algun libro que tenias a medias, incluso olvidado en la estanteria,
    ¡¡ gracias por vuestros relatos !!
    ————————————————

    • eskappa

      Nos alegra que te gusten Miguel, te animamos a seguir atento a nuestros artículos de misterio 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *