El hombre de Taured

publicado en: Sin categoría | 0

Según relata la historia, en el año 1954 un hombre apareció en el aeropuerto de Japón con unas credenciales que dejaron asombrados a los funcionarios de aduanas que estaban inspeccionando los pasaportes y permisos de los pasajeros, cabe destacar las férreas medidas de seguridad del aeropuerto japonés debido a que hacía apenas 9 años que había finalizado la segunda guerra mundial.
Según el pasaporte que parecía auténtico, el hombre era de un país llamado Taured. Un lugar desconocido por cualquiera así que por seguridad los funcionarios escoltaron al misterioso pasajero a una sala de interrogatorios para realizarle una entrevista mientras se comprobaba la veracidad de su versión.
El hombre aseguraba que Tuared pertenecía a Europa e incluso poseía monedas de curso legal.

Durante el interrogatorio el pasajero empezó a enfadarse exigiendo que confirmaran su versión, la cual aseguraba trabajaba en una empresa de su país y que viajaba a Japón por negocios con una filial perteneciente a un conglomerado. Empresa la de destino que en realidad existía pero que nunca había oido hablar de ese hombre ni tenía constancia de haber aceptado ninguna cita de negocios con él.
Para colmo sus documentos eran totalmente válidos como una licencia de conducir internacional expedida desde su país o un talonario de un banco totalmente desconocido. Además en el hotel donde tenía la reserva tampoco tenían constancia de su llegada.

El hombre misterioso hablaba varios idiomas incluido el japonés, y aseguraba que su lengua materna era el francés pero al enseñarle el mapa del mundo manifestó que su país no estaba en él.
El misterioso pasajero dijo a los funcionarios que Taured se encontraba en la posición en la que existe el principado de Andorra, convencido de que no existía ningún país llamado Andorra, ya que según su versión Taured existía desde casi 1.000 años.

Finalmente, el hombre solicitó la presencia de las autoridades, pensando que le estaban gastando algún tipo de broma, y en un dictamen algo más estricto los funcionarios decidieron detener al pasajero hasta que pudieran aclararse los hechos trasladándolo al pasajero a un hotel cercano mientras se tomaba una decisión.

Durante su corta estancia en el hotel le fueron asignados dos funcionarios de seguridad en tema de inmigración que no debían despegarse de la puerta donde se alojaba el hombre misterioso y aun así desapareció sin dejar rastro…
Según informaron los dos funcionarios, nunca se escucharon ruidos proveniente del interior de la habitación pero a la mañana siguiente descubrieron que el hombre se había esfumado como por arte de magia. No había salida salvo por la puerta de la habitación y al única ventana no tenía cornisa y además daba a una calle transitada, le hubiera sido imposible salir sin precipitarse al vacío en un piso de considerable altura.

Aunque se declaró su búsqueda durante días, las autoridades se rindieron y se dictaminó que ese hombre del país desconocido nunca existió oficialmente y no se le volvió a ver. ¿Hablamos de viajes interdimensionales…?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *